Qué hay que saber cuándo se quiere un traje a medida

Lo primero que debe hacer antes de encargar un traje es decidir qué tipo de traje a medida quiere: un traje a medida 100% o un traje de medida industrial. Aunque lleven el mismo nombre, poco tienen que ver el uno con el otro, por eso es importante conocer las diferencias que existen entre ellos.

 

El traje a medida es una prenda que se realiza siguiendo al 100% la fisonomía de la persona. Se elabora de forma tradicional, siguiendo los cánones establecidos para adaptarse a la forma del cuerpo de la persona y a sus medidas específicas. Para ello son necesarias un mínimo de tres pruebas en las que se adapta y se corrige el traje hasta conseguir un encaje perfecto con el cuerpo del cliente.
 
Por otro lado, el traje de medida industrial no es un vestido fabricado a medida aunque así se le denomine. Esto se debe a que la falta de profesionales de la sastrería ha impulsado la personalización de trajes por parte de la industria a partir de un traje llamado “testigo”. Este modelo estandarizado se alarga o acorta y se ensancha o estrecha hasta que se adapta, en la medida de lo posible, al cuerpo del cliente. Algo que poco tiene que ver con la medida tradicional.
 
El segundo paso necesario antes de realizar un traje a medida es especificar el uso que se le quiera dar, ya que no es lo mismo un traje para una ceremonia que para ir al trabajo. Aunque ambos sean productos que se realizarán siguiendo los estándares de calidad y personalización, es importante especificar el objetivo para que el sastre lo tenga en cuenta. Y es que el uso que se hará del traje condicionará la tela que se deberá utilizar para su realización. Por ello es muy importante dejarse aconsejar por el especialista que escogerá junto con el cliente la tela adecuada.
 
El siguiente paso es saber cómo se quiere el traje. La toma correcta de las medidas es vital para poder conseguir un buen resultado final. A partir de ahí será necesario realizar un buen corte, una elaboración precisa y un seguimiento apropiado a través de varias pruebas (mínimo 3) para conseguir la hechura más adecuada en cada persona.
 
Es en el momento de la toma de medidas cuando el cliente debe especificar si quiere resaltar alguna parte de su cuerpo de la que se sienta especialmente orgulloso o por lo contrario disimular algún defecto.
 
Será también en ese momento cuando se podrá personalizar el traje en cuestión de botones, anchura de solapas, número de pinzas en el pantalón, pantalón con o sin vuelta, disposición de bolsillos, etc.

También puede interesarle

 

Contacta con nosotros o llámanos para más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.