Rayas:

Cuando se quiere combinar dos estampados del mismo estilo, uno tiene que asegurarse de que sean los mas distintos posible en cuanto a tamaño. Si los dos estampados son del mismo tamaño se creara un efecto óptico de movimiento o de saturación.

En esta foto se puede observar como las rayas de la camisa y las de la americana son compatibles por la diferencia que hay en la distancia entre los dos estampados. La corbata sirve de marco para todo el look y ayuda a no saturar el ojo.

La segunda foto nos enseña un traje de raya diplomática ancha combinado con una corbata de rayas todavía mas anchas. En este caso la armonía del look se crea por la diferencia de tamaño de las rayas y por el color común, el blanco. El blanco de las rayas combinan con el blanco de la camisa y del pañuelo.

En este caso tenemos un claro ejemplo de que no hacer cuando se quiere combinar diferentes estampados. La proximidad de las rayas hace que el look se vea saturado y hace que el ojo tenga que trabajar el doble.

Cuadros:

Visualmente combinar cuadros es más complicado que combinar rayas. Pero el objetivo principal, tal y como con las rayas, tiene que ser el contraste. Cuanto mayor sea la diferencia en tamaño de los cuadros mas fácil será de combinar.

Aquí vemos una combinación entre un cuadro de gales, o príncipe de gales (traje de tres piezas) y un cuadro de Vichy (camisa). Para enmarcar el look, la corbata lisa ayuda a que el ojo se mueva sin tener que hacer mucho esfuerzo. A pesar de ser un look bastante cargado no sobrecarga el ojo debido a la distancia entre los cuadros.

En esta foto se puede observar que no solo el estampado cuenta, también los colores pueden dar la armonía buscada en el look. Aquí el color azul es el encargado de hacer que el ojo se traslade de un elemento a otro sin ningún tipo de esfuerzo. Vemos el azul del cuadro ventana del traje y los azules del cuadro tipo tartesan de la camisa.

Aquí vemos una combinación de un cuadro ventana con un tipo de cuadro madrás.